Preguntas frecuentes

El pan de masa madre es el producto de una tradición que, a través de la fermentación natural del trigo, permite obtener un alimento completo y de gran aporte nutritivo para nuestro cuerpo.

Este pan no necesita ingredientes especiales, al contrario, sólo requiere de tres ingredientes esenciales para su elaboración: harina, agua y sal.

Cuando nos referimos al pan de masa madre, estamos hablando del proceso que se ha utilizado en su preparación, en el cual se respetan los tiempos extensos de fermentación, activando levaduras que poseen naturalmente el trigo y otros granos.

El respeto de los tiempos de fermentación nos permite obtener un producto que respeta a nuestro organismo, siendo fácilmente asimilado en la digestión.

El proceso de fermentación natural que da vida al pan de masa madre le otorga las siguientes propiedades al pan:

  • El proceso extenso de fermentación natural hace una “pre-digestión” del almidón, reduciendo el contenido de glucosa y generando un pan con menor índice glucémico. Esto lo hace más digerible e ideal para personas con diabetes.
  • A su vez, rompe la proteína del gluten, transformándola en proteínas más simples y aminoácidos. Esto facilita su digestión y permite su consumo en personas con sensibilidad al gluten. Esto no quiere decir que el producto sea apto para celíacos.
  • El proceso de fermentación aumenta el número de bacterias benéficas para nuestro organismo, favoreciendo y haciendo más saludable el tracto digestivo.
  • Durante la fermentación se produce un aumento de ácido láctico, el cual eleva la acidez de la masa generando un ambiente ideal para enzimas que mejoran la digestión. El resultado de esto es una mejor absorción por parte de nuestro organismo de los componentes del trigo, como vitaminas y minerales.
  • Esta masa, al tener una mayor acidez, permite conservar el pan más fresco y sin hongos por más tiempo.

 

“El pan de masa madre requiere de más agua que el pan corriente para su preparación, obteniéndose como resultado un pan más húmedo. Esto se intensifica en panes de harinas integrales, mientras más alto sea el porcentaje de harina integral en el pan, más humedad tendrá este.”

Nuestro pan está elaborado con ingredientes y procesos naturales, por lo que no contiene conservadores o ningún otro aditivo. Dicho lo anterior, debes saber que si mantienes tu pan a temperatura ambiente por más de un día sin refrigerar, es probable que pase lo siguiente:

Si tienes tu pan en bolsa de papel, se secará y quedará duro; si tienes tu pan en bolsa de plástico, la humedad del pan lo puede dejar en mal estado. Procura seguir nuestros consejos y podrás mantener tu pan en perfectas condiciones durante el tiempo estimes necesario antes de disfrutarlo:

  1. Si el pan es grande, lo mejor es rebanarlo. En caso de panes individuales no es necesario rebanar.
  2. Para que conserve su humedad, procura guardarlo en algún recipiente o bolsa hermética.
    •  Refrigéralo. Así asegurarás que se mantenga en buen estado al menos una semana, y cuando lo quieras comer simplemente caliéntalo en horno o tostador.
    •  Congélalo. Si quieres conservarlo por más tiempo puedes congelar tu pan. Cuando lo quieras comer, descongélalo a temperatura ambiente y luego caliéntalo en tu horno o tostador. Si lo quieres más rápido, puedes descongelarlo en horno a baja temperatura, y luego lo puedes tostar en el horno aumentando la temperatura por algunos minutos o en tu tostador.

Los sacos de papel en los que entregamos los panes son de papel Kraft, material biodegradable, reciclable (en la sección “Papel y cartón”, SIN manchas de aceite) e incluso compostables (aunque estén manchados de aceite).

Lo mismo ocurre con las bolsas en las que recibes nuestros panes. Son de Papel Kraft y el ideal es reutilizarlas lo que más puedas y una vez que cumplan su vida útil las puedes reciclar en la sección de “Papel y cartón” (sin que estén manchadas de aceite) o también se pueden compostar (cortadas en pedacitos es mejor) y el resto del cordón lo puedes reutilizar (¡Hay muchas ideas en internet!)

El envasado de nuestros encurtidos es de vidrio con tapa metálica, por lo que puedes reutilizarlo ¡Cuantas veces quieras! Sirven mucho para ordenar y guardar alimentos a los que les salen polillitas (legumbres o arroz, por ejemplo) en tu despensa ¡Dentro de otras infinitas opciones! Cuando desees reciclarlo, el vidrio debe ir en la sección “Vidrios” y la tapa (aunque no lo creas) debe ir en la sección de Plásticos.

Respecto a los Quesos La Rotunda que nosotros vendemos, vienen envasados en plástico (film de polietileno, tapa y fondo). Esto significa que puedes reutilizarlo o reciclarlo. El número para clasificar este plástico es el 2 o 4.

Esperamos que esta información les sea de mucha utilidad y nos sumemos a ¡Reciclar, Reducir, Reutilizar y Compostar!

Te invitamos a revisar nuestra sección especial “CÓMO COMPRAR” en la que podrás aclarar tus dudas sobre el proceso de compra de nuestros productos. Si aún tienes dudas, por favor escríbenos a nuestro Whatsapp.

Actualmente el reparto es exclusivo para la comuna de Ñuñoa.

El reparto realiza entre las 15.00 y las 20.00 horas del día correspondiente. Ante cualquier duda puedes llamarnos para consultar por tu pedido.